Reseña: David Gurney #1: Sé lo que Estás Pensando - John Verdon

Título: Sé lo que estas pensando
Autor/a: John Verdon
Año de publicación: 2010
Género: Ficción - Policial
Serie: Saga "David Gurney" (1/4)
Calificación: ❤❤❤❤ (4/5)
Páginas: 430
Click aquí para comprarlo en Cúspide
Sinopsis: Si alguien te pidiera que pensaras en un número, yo sé en qué número pensarías. ¿No me crees? Piensa en cualquier número del uno al mil. Ahora verás lo bien que conozco tus secretos. Abre el sobrecito. 
Un hombre recibe una carta que le urge a pensar en un número, cualquiera. Cuando abre el pequeño sobre que acmopaña el texto, siguiendo las instrucciones que figura en la propia carta, se da cuenta de que el número allí escrito es exactamente en el que había pensado. David Gurney, un policía que descpués de veinticinco años de servicio se ha retirado al norte del estado de Nueva York con su esposa, se verá involucrado en el caso cuando un conocido, el que ha recibido la carta, le pide ayuda para encontrar a su autor. Pero lo que en principio parecía poco mas que un chantaje se convierte en un caso de asesinato que ademas guarda relación con otros sucedidos en el pasado. Gurney deberá desentrañar el misterio de cómo este criminal es capaz de leer la mente de sus víctimas en primer lugar, para poder establecer el patrón que le permita atraparlo.
Sé lo que estás pensando es imposible de dejar de leer. En contadas ocasiones ha llegado a mis manos una primera novela que me haya atrapado de esta manera. Espero volver a encontrarme con este autor y su inteligente protagonista.
 Nelson DeMille

Opinion Personal

Para empezar, elegí este libro por su magnífica portada. Los números manchados, el orden y el título llamaron muchísimo mi atención. Cuando leí la sinopsis fue cuando decidí leerlo definitivamente. Me encanta el suspenso y el misterio, así que fue un gran libro para mi.
Cuando comencé a leerlo, me pareció raro el prólogo, pero al final tiene sentido. Eso fue algo en lo que John Verdon se destaco, cosas que no tenían sentido, al final si lo tienen. La parte mala de la narración fue que se hace muy espeso y explica demasiado todo, y la hace muy extensa. En parte saltee párrafos porque me aburría. Lo bueno es que constantemente hay algo que resolver y hace todo el tiempo la idea de intriga. Si dejara de leer a la mitad del libro, me estaría muriendo de ganas de saber la razón de cada asesinato, la relación, porque las pistas son asi, etc...
Por parte de los personajes, cada uno tiene una historia diferente y atrapante. Ya la historia en sí es atrapante, la historia de los personajes también lo es. Me inquietó mucho la historia de David con el padre y el hijo (me puse a llorar de hecho) y me pareció que podía ser tan vulnerable a pesar de su ingenio y lógica. 
El final, a pesar de que para muchos fue inesperado, para mi no lo fue. Desde el momento en el que David decidió enviar la carta yo sabía que iba a terminar involucrado en el crimen y que iba a intentar matarlo. Pero lo que me sorprendió del final, fue Madeleine.

Página 357
 -No me va a pasar nada - dijo David con escasa convicción-. Está empezando a derrumbarse. Va a autodestruirse. Sólo hemos de estar allí cuando esto ocurra.
-Cuando era tu trabajo, tenías que estar alí. Ahora no tienes que estar
-Madeleine, por el amor de Dios. ¡Soy policía! -Las palabras explotaron en él como un objeto obstruido que sale disparado de repente-. ¿Porque demonios no puedes entenderlo?
-No, David -Respondió ella con tranquilidad-. Eras policía. Ahora ya no lo eres. No has de estar allí.

Esa parte fue cuando realmente se me partió el corazón. Insulte a David con todas las palabras existentes y me puse a llorar. No quería que valla, sabía lo que iba a pasar y no quería leerlo. Pero tome coraje y leí el final... 
También me sorprendió el 'sistema de intoxicación' que tenía preparado Dermott.

Esta es una cita del libro, en el que quería matar a Dermott. Me sentí tan mal por David, que no daba mas de lágrimas.

Página 411 - 412
-Su padre no era un gran padre -dijo Dermott con frialdad-, pero, claro, detective, usted tampoco.
Aquella acusación le despejó cualquier duda sobre lo que aquel tipo sabía sobre su vida. En ese momento consideró seriamente la opción de encajar un bala con tal de poner sus manos en torno a la garganta de Durmott.
La mirada lasciva se intensificó. Quizá Dermott captó la incomodidad de Gurney
-Un buen padre debería proteger a su hijo de cuatro años, no dejar de lo atropellen, no dejar que el tipo que lo atropelló huyera.
-Hijo de puta- Masculló Gurney